El plato semanal más solicitado:

03 junio 2011

Paseo a medianoche por la Judería




Medianoche a principios de julio, la Judería de Córdoba respira después de un tórrido día, un gajo de luna se impregna del aroma de los verdeados zaguanes abiertos en las calles aledañas, mientras el frescor del Patio de los Naranjos traspasa los ancestrales muros de la Mezquita. Una noche cualquiera para dar un paseo con mi hija Cari, así que nos subimos a la moto y nos adentramos en ese mundo de leyenda, iconos y fantasía que conforman las historias de cultura y gente que encierran nuestra Judería, sin más destino que el de perdernos por sus callejuelas, a estas horas solitarias, acompañados por el murmullo de sus fuentes, siempre con la sensación de que hay unos ojos que te avistan cada paso, cada respiración, cada anhelo que sientes por un pasado siempre latente entre tanta historia. A estas horas salen a pasear los duendes y son ellos los que te llevan en volandas, sintiéndote a bordo de una alfombra voladora en las mil y una noches.

No hay nada que me despierte tantas emociones como la sensación de descubrimiento y misterio que encierran las callejuelas de la Judería. Cuando era pequeño solía frecuentar algunas zonas de este barrio invadido por una sensación de desasosiego producida por lo desconocido. Pero era agradable y aún hoy lo sigue siendo, cuando los tiempos han cambiado y esta zona es hoy un valor en alza en una ciudad que siempre le ha dado la espalda. Ahora la frecuento más que nunca y hacerlo con mi hija me hizo comprender algunos detalles en los que hasta ayer no había caído, uno de éstos reside en la poca información que muchos cordobeses tenemos de nuestra Judería, a la que siempre aludimos como nuestro casco antiguo, pero qué poco sabemos de sus gentes y de las gentes que la han vivido. Por eso, uno de los detalles que llamó la atención de Cari fue cuando le hice una foto al rótulo de una de sus calles: Zapatería Vieja. Es una de las calles que desembocan en esa bella plaza que es hoy Abades, y que fue nuestro primer destino, después de habernos detenido en el Triunfo y en los aledaños de la Mezquita y la Puerta del Puente, para respirar el ambiente nocturno de la ciudad junto al río.

Abades, bohemia y cultura.
Abades es hoy día, más que nunca, un punto ciudadano de referencia para tomar el pulso a una cultura cambiante y desafiante con lo establecido, así me gusta disfrutarla gracias a las inicitivas que durante los últimos años llevan a cabo los miembros de la Asociación Cultural Abades (ACA), y el bar El Barón, que la semana pasada cumplió tres años de una actividad social y restauradora, con Carmen Moreno al frente de este bohemio bar donde se puede degustar uno de los mejores vermut de la ciudad, además de buenas viandas caseras. Llegamos allí la noche posterior a la inauguración del ciclo de cine, a partir del próximo miércoles y durante el verano proyectarán películas de cine mudo. "La gente respondió de maravilla", nos dijo el camarero y nos lo creímos, habían apostado por la película Divorcio a la italiana y decidieron acompañarla con comida y vino de las comarcas italianas. Pedimos unas cervezas y un plato de lacón, y a poco de estar alli, la terraza ya se había llenado. Me gusta esta plaza, tiene el encanto de un rincón augusto de tiempos ancestrales y el arraigo popular de esa gente solidaria que llega al lugar para compartir un vino, un rato, una charla, un proyecto, una idea, una ideología, una amistad al agreste sabor de la noche veraniega.



De Abades nos adentramos por un sinfín de callejuelas dejándonos sorprender por rincones solitarios, oscuros, tildados algunos de éstos por rejas y ventanas mimosamente cuidadas, o extremadamente empapeladas sin ton ni son por anuncios fuera de lugar, en cualquier caso los contrastes confunden, abruman, avivan la sensualidad y en la segunda y tercera revuelta ya no sabes por dónde vas, ni adónde te diriges, ni falta que hace, sabes que de un momento a otro desembocarás en algún lugar, con alguna taberna haciendo esquina, o en casas solariegas con portón entreabierto, es de noche y silenciosa, la luz ambarina de alguna farola te guía por un destino inexistente, donde no existen hojas de ruta, mejor dejarse llevar calle arriba, calle abajo, en esta revuelta o subiendo aquella cuesta empinada, tomando las bifurcaciones sin gps. Cuando nos dimos cuenta habíamos salido del perímetro urbano de este barrio y echamos en falta que tendríamos que volver pues nos esperaban en El cazador de iconos para recoger unos vinos que habíamos encargado. Pero el paseo, aunque la mayor parte cubierto encima de la Suzuki, había abierto el apetito, así que enfilamos Claudio Marcelo con destino a la Taberna Góngora, en la céntrica calle de Torres Cabrera.

Casi a punto de cerrar la cocina, Manolo, propietario de Taberna Góngora, tuvo la delicadeza de ponernos unas tapas, berenjenas, boquerones fritos macerados en limón y unos pinchos de cordero, regados con uno de los mejores vinos blancos que se pueden tomar en Córdoba. Tiene fama Góngora acreditada con los años y su calidad nunca mengua. Al salir, la noche era más silenciosa y decidimos romper el encanto con la Suzuki callejuela del Obispo Fitero arriba buscando los arrabales de la Judería. Después de innumerables recovecos, trayectos con la única salida de una calle aún más angosta, solitarias, cargadas de embrujo y sueños, logramos salir a Capitulares, y Calle La Feria abajo tomamos las calles cercanas a la de las Cabezas y, poco a poco, llegamos a El cazador de Iconos, aún abierto, donde recogimos las botellas de vino tinto Habla, con bodegas en Trujillo, un excelente caldo con uvas Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Petit Verdot, que ya habíamos catado semanas antes y que Manuel nos tenía reservadas. Al salir, comprendimos que aún nos quedaba algún que otro rincón, pero ya no era momento, quizá otra noche volveremos, quizá mañana.


Ver entrada de Cari sobre este paseo en su blog Guilty Pleasures

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | JCpenney Printable Coupons