El plato semanal más solicitado:

19 enero 2012

Menestra de alcachofas con zanahorias


No hace falta hacer acopio de un gran número de verduras para elaborar una menestra, será suficiente, como en este caso, que nos sobren tres o cuatro alcachofas que no usamos en un anterior guiso y unas zanahorias en el cajón del frigorífico para montarnos este plato, siempre agradecido y que nos solucionará la cena o servirá de guarnición para un pescado o carne. La menestra de verduras es uno de mis platos favoritos, me gusta hacerla a mi manera y para eso hay que tener paciencia y tiempo, de ahí que algunas veces recurramos a los sobres congelados, que aunque nos aportarán una selección variada de hortalizas y las vitaminas adecuadas, su sabor y textura serán diferentes al de la menestra que hoy os propongo. Navarra sigue siendo en mi opinión la tierra de la menestra de verduras, elaboradas con una variedad sugerente, rematadas con trocitos de jamón e incluso de chorizo, y es que en sus campos de cultivo, extendidos por el corredor del Ebro, exentos de pedregosidad, ricos en cal y bien drenados crecen unas excelentes verduras, entre ellas las alcachofas de Tudela y el espárrago.

Ingredientes: Alcachofas, zanahorias, cebolla (o puerro), ajos, aceite de oliva, sal y pimienta, pimentón dulce, vino blanco, caldo del cocido (o agua con una pastilla diluida).

Elaboración: Comenzamos eliminando las hojas exteriores de las alcachofas y sus extremos, una vez abiertas quitamos la pelusa que crece en la parte superior, cortamos en cuartos y sumergimos en un cuenco con agua y el zumo de un limón para evitar su oxidación. Picamos menudo (en gastronomía se denomina corte brunoise) la cebolla y pochamos en una sartén con aceite, a continuación añadimos un ajo fileteado, salpimentamos. Mientras tanto habremos cortado las zanahorias en trozos, que junto con las alcachofas y una cucharada de pimentón dulce incorporaremos a la sartén. Movemos durante un par de minutos y vertemos un vaso de vino blanco. Una vez evaporado el alcohol es el momento de añadir el caldo, o bien agua con una pastilla de caldo diluida. Esperad a su reducción y tendréis la menestra terminada. Por supuesto, admite unos taquitos de jamón, los mismos que en el momento de marras eché en falta. En fin, otro día será.

2 comentarios:

manu dijo...

Tienes razón cuando dices que hay que tener paciencia y tiempo y es que la cocina es eso y yo le añadiría otra palabra :amor.
La menestra, a mi también es un entrante de los que siempre me apetecen y hago lo mismo.Con las sobras que hay por casa se puede hacer una bien buena, pero esta que has hecho tiene una apariencia de lo mas apetecible.

Unknown dijo...

Hola, acabo de seguir tu receta mientras a la vez hacía un cocido, con lo que he podido añadir el caldo del cocido y la carne de morcillo, y han quedado espectaculares. ¡Muchas gracias!

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | JCpenney Printable Coupons