El plato semanal más solicitado:

22 junio 2011

Souad Massi, una voz argelina en París. Ô Houria (Liberty)


La primera canción que escuché a Souad Massi fue Raoui, la misma que da título a su primer disco, editado en 2001, y lo que me llamó la atención a bote pronto además de su voz diáfana y cautivadora, fue su peculiar estilo: un singular mestizaje musical por las culturas chaabi, folk y arábigo-andaluza, en una combinación instrumental tradicional y con la peculiaridad de cantar en árabe, francés y bereber. A Raoui le siguieron otros discos de igual sensibilidad y, sin darme cuenta, a lo largo de los años fui coleccionando sus grabaciones. Hace unos meses, Souad Massi nos sorprendía con un nuevo trabajo, Ô Houria, con el que alcanza su indiscutible madurez artística en un álbum emocional y solidario.



video
Vídeo oficial de la canción Houria, perteneciente a su último álbum.


La joven Souad se inicia musicalmente en su barrio natal de Bab El-Oued, en el seno de una familia amante de la música, a caballo entre los sones tradicionales del chaabi con los no tan localistas como el rock, country y folk, perfeccionando el solfeo y la guitarra, instrumento que se convertirá en su icono artístico. No resulta fácil para Massi compaginar su vocación con la virulencia social que se desata en Argelia tras la irrupción de la guerra civil., que acaba truncando sus actuaciones, de ahí que la joven compositora cambie —afortunadamente sólo fue una decisión momentánea—, el mundo de la música por el de la ingeniería y urbanismo. En 1999 el destino le depara un nuevo cambio y viaja a París para actuar en Le Cabaret Sauvage con motivo de un festival de mujeres argelinas. Massi ya no volverá al país norteafricano, mientras Paris, día a día, le devuelve los sueños anhelados. Los cafés y ambientes de los barrios bohemios parisinos abren las posibilidades para esta cantante y compositora, que crece musicalmente por derecho propio y al amparo de otros músicos que entienden su música y mensaje como Marc Lavoine, Bernard Lavillers o Florent Pagny, quienes también han intervenido con ella alternativamente en algunas de sus grabaciones.

Ô Houria (Liberty):  El álbum está repleto de canciones sorprendentes en el que la combinación de estilos define la versatilidad de Souad Massi para adaptarse a los géneros musicales sin perder un ápice el rastro de sus raíces, aunque el trasfondo de un folk/fusion planea por el disco. Excepcional la colaboración de dos buenos músicos: Francis Cabrel y el guitarrista Michel Françoise, que conocen la trayectoria de Massi y pintan el álbum con magistrales pinceladas acústicas, refrendadas además, como viene siendo habitual en la compositora, con la incorporación de instrumentos singulares a su estilo como la mandolina, ukelele, bouzouki y el árabe oud, similar al laúd europeo. Me agradan temas como Ô Houria (tiene Massi una canción con el título Houria, perteneciente al disco Deb (2003) con una interesante mezcla de música arábigo-andaluza); Nacera, que se presenta como un lamento a la mujer maltratada; Stop pissing me of, una original pieza de jazz y blues con marcado riff de contrabajo; Khabar Kana, en la línea de algunas canciones de Raoui, y un blues de bella ejecución en los acordes de Enta Ouzahrek, que realmente me ha dejado sorprendido. Y dejo atrás otros temas muy buenos por los que merece la pena detenerse a escuchar tranquilamente. Souad Massi lo merece.


01. Samira Meskina
02. Tout Reste À Faire
03. Kin Koun Alik Ebaida
04. Ô Houria
05. Nacera
06. Une Lettre A… Si H´Med
07. Tout Ce Que J´Aime
08. Khabar Kana
09. Enta Ouzahrek
10. Stop Pissing Me Off
11. Un Sourire
12. Let Me Be In Peace (avec Paul Weller)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | JCpenney Printable Coupons